miércoles, 3 de diciembre de 2014

Rafting río Ara, Huesca

Para las personas amantes del deporte aventura y de las aguas bravas, no hay duda de que descender el río Ara, en el pirineo oscense, es una de las actividades que mayor cantidad de adrenalina les hará supurar.

Salida desde Torla
Junto al Parque Nacional de Ordesa, el río Ara nace de aguas glaciares y tiene en su tramo entre las localidades de Torla y Broto su tramo comercial más salvaje, sin duda alguna el más potente para realizar rafting de toda la Península Ibérica.

Si bien parte de nuestro grupo habíamos realizado algún descenso de buen nivel (río Balsa en Costa Rica), debo decir que al acudir a la actividad de las 6 personas que íbamos en el raft más el guía, 4 no habían hecho rafting en su vida, por lo que la experiencia previa no es un requisito indispensable para realizar este descenso, aunque es aconsejable tener un estado físico mínimamente aceptable y es obligatorio ser mayor de 18 años.

Nosotros contratamos la actividad en un pack con
barranquismo a través de Agua y Nieve (http://www.aguaynieve.com/actividades/rafting/rafting_rio_ara.html) aunque ellos el rafting lo subcontratan con la empresa Aguas Blancas (http://www.aguasblancas.com/), en todo caso en amabas empresas son grandes profesionales y el trato fue excelente.
Primeros rápidos

Para realizar el descenso del río Ara se parte del local de Aguas Blancas en Broto, allí se procede a cambiarse de ropa y a colocarse los neoprenos, coger los cascos, chalecos, etc. y en vehículo se asciende hasta la localidad de Torla, donde se realiza la charla de seguridad y se dan las instrucciones sobre el manejo del raft, lo que hacer en caso de caída, el tipo de rápidos del recorrido y demás.

Debo resaltar que nosotros realizamos el descenso en abril, el primer día que se dio como apto para el descenso el río, por lo que la cantidad de agua que bajaba era impresionante y la temperatura era capaz de congelar al mismísimo santa claus. Así que, sin más dilación, tras la charla te diriges al agua y... a remar!

Rápidos nivel IV
Desde el principio el río es muy exigente, no da lugar a muchos respiros y te obliga a remar sin parar, los primeros rápidos son potentes pero aún moderados, es, por así decirlo, el tramo de “entrenamiento”, ya que tras un kilómetro hay que realizar una parada para salvar una caída de agua imposible de salvar con la embarcación. Una vez salvada, comienza la locura, un rápido tras otro, de nivel IV desde el principio, torbellinos, rocas, pasos por cañones en los que literalmente rozas las paredes, varias caídas de gente al agua, la pérdida incluso de alguna pala... 6 kilómetros de descenso con el corazón a mil por hora que terminan con un subidón tremendo de adrenalina y los brazos ardiendo por el esfuerzo.


Tras unas 3 horas en total, termina la actividad, que si se realiza a primera hora de la mañana como fue nuestro caso, te deja un buen número de horas libres para realizar alguna ruta de montaña (si os quedan fuerzas). El precio de la actividad ronda los 50 euros (si lo combináis con alguna otra actividad os saldrá más económico) y se puede realizar desde finales de abril hasta finales de julio. Sin duda es una actividad que no te dejará indiferente, adrenalina a tope en un entorno realmente impresionante.
Final del recorrido

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada